Te quedaste sin mí...

Pudiera escribir que ahora me duele amarte, que la soledad en la que otras noches vivía ha desaparecido como por arte de magia, pudiera escribirte mil versos y que al final no leyeras ni una sola de las letras que inventé para ti...

Pero mira cómo te quiero entonces, que el corazón se me bajó al vientre y ahora crece y se mueve tan hermoso por las noches que ni dormir puedo... mira cómo te he buscado otra vez entre las líneas de mis libros y de mis pinturas pero sigo sin hallarte...


Sí, te extraño, desde hace más de mil noches, desde ése día en que te ví bien sin mí, mientras que nos distanciamos con estrellas y se desenvuelve la ilusión de tenerte para el resto de mi vida conmigo sin que lo sepas y cómo de igual forma desconoces todo lo que he pensado, que cuando el pedazo de luna que dejaste en mi cuerpo y yo nos vamos a dormir, le platico de ti, del maravilloso hombre que eres y le pedimos a los espíritus que nos acompañan durante ésas horas en que el sol duerme que te protejan, que te cuiden y te ayuden a ser feliz porque obviamente con nosotros no crees serlo.

Por tal alejamiento que algún día alcanzará la muerte, por tal olvido en el que ahora me has dejado no te culpo de nada, no te dejo de querer porque la parte de ti que se quedó a consolarme me da las sonrisas que requieren mis desvelos, el motivo supremo para seguirte amando...

Ay amor, ojalá estuvieras aquí pero estás allá, así que disfruta de el resto de tus días sin mí...

Feliz cumpleaños DEMONIO... deleita a la vida porque el tiempo come entrañas...

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿De nuevo yo?

Cumplir un año más...

Parece mentira