Se produjo un error en este gadget.

lunes, julio 25, 2005

Cumplir un año más...

Y aunque salte de la tristeza que implica cumplir un año más, he permitido que la melancolía se adueñe de mí sin manejar situaciones infructuosas, sin ser yo alma tóxica que acabe con mi cuerpo al que de noche distingo, al que de día hago dormir.

Cumplir un año más no sólo es acrecentar conocimientos sino entender menos lo que pasa cuando los segundos me marcan injuriadamente y que la vida es más que eso al reconocer que los errores son en contexto los que me hacen crecer sin tocar el cielo.

He decido llevar mi vida por un rumbo al que sólo visitaba cada ocho días, me he dado cuenta de que prefiero tener la filosofía en la piel que la ropa que no me hará nadie si me la pongo y aunque quitándomela signifique otra cosa.

Me han dicho que traigo arraigada la cultura de nuestros ancestros más que cualquier otra representación superflua y aunque sólo sé que la estirpe de la que provengo data del siglo XIX porque así lo marcan las actas de defunción de mis fantasmas que me increpan en cada ausencia, algo en mí me hace distinguir que mi aparición en esta tierra estaba planeada desde mucho antes como si un misericordioso colibrí hubiera silbado en el oído de alguien que su misión era concebir la idea de la llegada de una loca sin salvador pero eso sí, con demonios que me ayudaran a escribir locuras apestando a encantos.

Fecha cósmica me dicen los expertos que es el día en que yo nací y aunque dudo de semejante coincidencia el carácter que poseo seguramente tendría que ser una analogía evidente con algo así como la desaparición de los dinosaurios, o qué sé yo.

Estoy ya en la tercera década existiendo, toco lento la luz que me atraviesa en cada luna y en cada sol nuevo, sigo tomando pausadamente el veneno que cada letra trae consigo para crear disipaciones que sacrifiquen hadas.


Mañana es día del oriente, de la sabiduría, de la estrella de la mañana...

Mañana indudablemente mi abuela muerta llegará de madrugada a despertarme con los cantos que cada año procuró en mis oídos envestidos de idealismo, los que sólo esperaban sus historias viejas y sus añoranzas expectantes para hacerme guardar los designios que no fueron. Ella me regaló las alas del recuerdo, las que aún protejo en su clóset, quizá mañana las estrene para sentir lo que es volar...


Mañana a una hora exacta... cumplo un año más...



Amoxtlacuilol in moyollo,
tocuicaticaco,
in ticcuicanitl.
Nezahualcoyotl

jueves, julio 21, 2005

Pedí a la noche que no me hicieran daño las palabras pero estaba ocupada y no escuchó mi silencio...

viernes, julio 15, 2005

Sigo insomne...

Faltan pocas noches para mi cumpleaños y sigo insomne.

No sé por qué no puedo dormir tranquila, hasta el ruido más sutil me levanta para iniciar con cualquiera de mis desalientos. Ya me dijeron que deje descansar a los espíritus pero por alguna extraña razón no quiero.

Ahora que son vacaciones trato de hacer todo pero no lo logro, no es raro que prefiera seguir con lo mismo aunque no consiga cambiar el mundo ni un segundo.

Insisto con esos pensamientos que no traen nada y como buena loca que soy prefiero que los demás importunen con sus “normalidades” mientras yo sigo insomne...

Los planes van saliendo para cada fin de semana y aunque no ostento que me muero de ganas por ponerme una buena embriagada no me niego tampoco a delirar más de lo acostumbrado. Flotar entre letras borrosas y no distinguir una “A” de una “M”, entrar el círculo de la “O” y ensordecer con una “R”

Pero mientras el universo camine lento o rápido yo continuo en la noche que para mí no se acaba y bendita se ha convertido con esta efusión que hoy me regalaron, con el apego de la ternura constante y las razones de la sinrazón, por esto y más creo que sigo insomne...

viernes, julio 08, 2005

Estos vicios...

Vicios de la noche, caricias de la vida sonriéndome al pasar, tocamientos, saliva y miradas, sudor y lágrimas, todo es un desenfreno, hermosa disipación escribirían mis manos.

Y mi conciencia me reclama el por qué de mi lejanía con el tiempo y mi subconsciente dice que como a todo y como nunca deje de escuchar, nadie te oye en el grupo de locos que nombraron civilización cuando las sensaciones de los vicios entran en el cuerpo...

No prometo porque no cumplo, todo va saliendo como si fuera una tómbola en donde nadie apuesta, vicio es otro el que te hace creer que ganar siempre es lo perfecto.

Ceniza de mis inspiraciones, música embriagadora de desaires, tactos que te desgarran el alma y yo sigo siendo fatal en el amor...

Ópera, mi sufrir constante, mi salida renuente, mi camino no trazado.

Vicios, qué bueno que el cielo los dejó caer para satisfacer necesidades, para crear abismos y así la mente vuele sin alas, sin brújula ni rincones en donde se pueda esconder la desnudez de los mortales...

Y estos vicios nomás me provocan contagiar locura ¿quién necesita una dosis indiscreta?...

domingo, julio 03, 2005

Lo admito: en estos días que ni siquiera son tales lo único que he sentido se llama MIEDO...